El último reino andalusí. La ruta de los Nazaríes

Ruta Nazarí

La Ruta Nazarí

La ruta de los Nazaríes es un viaje a la historia del reino de Granada, el último territorio dominado por los musulmanes que existió en España. Bajo la dinastía nazarí, fue una etapa que se tradujo en obras arquitectónicas tan espléndidas como la Alhambra. Sin embargo, también fue época de luchas, como prueban las numerosas fortificaciones y castillos que encontrará a lo largo del recorrido. Este itinerario forma parte del conjunto de rutas de El legado andalusí.

Jaén y Granada, Sierra Morena y Sierra Mágina.

Comenzamos en las Navas de Tolosa. En sus inmediaciones avistaremos los restos de las fortalezas de Tolosa y Ferral, de origen musulmán. Enseguida llegamos a la siguiente parada, La Carolina, una villa de arquitectura neoclásica con notables edificios. Continuamos el trayecto hasta Baños de la Encina, para conocer su imponente castillo califal del siglo X. Más adelante, alcanzamos Bailén: la herencia andalusí se aprecia en su artesanía, aunque de su vieja fortificación sólo quedan ruinas.

Después, en el centro de Mengíbar encontramos la Torre del Homenaje de su antiguo castillo. Avanzamos hasta Andújar, donde paseando por su casco histórico veremos huellas árabes, por ejemplo, en los vestigios de la muralla, en el mudéjar de la Torre del Reloj o en la Iglesia de Santa María, que antes fue mezquita. Luego, a través de un paisaje de olivares, nos acercamos a Arjona, cuna del rey Alhamar, fundador de la dinastía nazarí. El trazado de sus calles es casi el mismo de entonces, y todavía conserva parte de sus murallas musulmanas.

Nuestro siguiente destino es Porcuna; en su Torre del Homenaje estuvo prisionero Boabdil, el último monarca de Granada. El viaje prosigue, entre atalayas, hasta las localidades de Torredonjimeno, y Martos, que aún guardan restos de sus viejas murallas y fortalezas. En la cercana Torredelcampo podremos saborear deliciosos dulces elaborados según las recetas andalusíes. Tres ciudades monumentales serán nuestras próximas visitas: Linares, Baeza y Úbeda; las dos últimas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por su conjunto renacentista.

A continuación, nos esperan las sólidas torres del homenaje de Jódar y Jimena. Pasamos después por Mancha Real y por Jaén, donde entramos a conocer su castillo y sus baños árabes, situados dentro del Palacio de Villadompardo. La ruta nos lleva luego a descubrir las fortalezas de La Guardia de Jaén, Cambil y Huelma. Ya en la provincia de Granada, recorremos Guadahortuna y Píñar. En esta última, su antiguo castillo se sitúa en la misma colina donde se encuentra la cueva de Las Ventanas, que destaca por los sorprendentes efectos de luz y sombra producidos por sus formaciones geológicas.

Seguimos la ruta de los Nazaríes hasta Iznalloz, donde cada verano se recrea una de las batallas que enfrentaron a cristianos y musulmanes. Los escasos restos de su recinto fortificado aparecen integrados en la estructura urbana actual. Nos dirigimos después hacia Deifontes y Albolote, contemplando por el camino más de una atalaya. La penúltima parada es Maracena, cuyos fértiles campos abastecieron durante mucho tiempo a la Granada nazarí. De esta época data la iglesia mudéjar de la Encarnación, con una torre de estilo alminar, construida en el siglo XVIII. Llegamos al final del itinerario, Granada, para disfrutar sin prisas de la increíble belleza de la Alhambra y el Generalife, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También te podría gustar...

Deja un comentario