Nueva York. Boca de incendios