El Reloj Tonto de Calatayud

La disposición de las defensas bilbilutanas es compleja. Hay cinco puntos defensivos o “castillos” en alto, que se enlazan mediante murallas que bajan a los barrancos y vuelven a subir. En su construcción se combinan dos técnicas principales. En primer lugar se procedía a cortar a pico la roca de yeso para proporcionar una base indestructible a los castillos y murallas. Después se edificaban los muros, bien con sillería de caliza, o más frecuentemente con mampostería de yeso, procedente de la propia excavación y “tapial”, o sea, encofrados de arcilla y piedras, que después se revestía con fina argamasa de yeso. El Reloj Tonto de Calayaud es parte de esas defensas.

Recreación del conjunto defensivo dibujada por Agustín Sanmiguel


Castillo del Reloj

Solo  podemos identificar su planta alargada, con recintos alto  y bajo. Entre sus restos distinguimos cámaras y escaleras excavadas en la roca de yeso.

El Reloj Tonto es uno de los elementos identificativos de la localidad. A pesar del nombre, no es un reloj. No consta de maquinaria alguna que mida el tiempo. Sí de campana, sin más, pero no suena si alguien no la toca.

Se supone que de ahí le viene lo de Reloj Tonto. El caso es que de antiguo llega la tradición, porque desde hace siglos al castillo en el que está dicha campana se le conoce como Castillo del Reloj. En la actualidad, su función es la de anunciar las fiestas patronales y, en ocasiones muy especiales, tocar a celebración.


cargando mapa - por favor, espere...

Canfranc Estación 42.749900, -0.515763  

Cuando se oía el tañir de esta campana, los bilbilitanos sabían que ocurría algo especial.

Reloj tonto, fotografía
Castillo del Reloj

A lo largo de la historia tuvo otros usos. Cuando se oía el tañir de esta campana, los bilbilitanos sabían que ocurría algo especial, unas veces fiesta, otra la advertencia de algún peligro colectivo. La campana en cuestión es veterana. Se halla en la explanada que corona el viejo castillo, curiosa construcción labrada en pleno cerro y completada con muros para reforzar la estructura y elevarla sobre el terreno. Desde la puerta de este fuerte hasta su explanada superior se sube por un estrecho y empinado pasillo: 51 escalones en total.

También te podría gustar...

Deja un comentario